• YouTube - Grey Circle
  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White Instagram Icon

colonia malak

Los Castores son los niños y niñas de 6 a 8 años. Es la edad de la máxima ilusión por descubrirlo todo. Es también la primera vez que salen de casa y comienzan a acercarse a los demás. Contemplan con curiosidad todo lo que les rodea, desarrollando la creatividad.

Los castores se organizan en “Madrigueras” donde aprenden a vivir en grupo y a participar activamente de las actividades junto a otros de su misma edad. El lema “Compartir” fomenta la igualdad y la solidaridad entre ellos.

A través de juegos y canciones van desarrollando rutinas y haciéndose responsables de sus acciones. El juego desarrolla la imaginación y la pone al alcance del adulto para hablar así el lenguaje del niño y educarle en diferentes áreas y responsabilidades.

En esta edad es fundamental que vayan adquiriendo responsabilidades, tanto personales como colectivas. Desde la adquisición de hábitos de higiene corporal, hasta los conceptos de que “cada cosa tiene su sitio” o que todos debemos ayudar a recoger después de una actividad.

Los castores, niños y niñas de 6 a 8 años, se van haciendo así personitas más autónomas, capaces de resolver situaciones y adquiriendo capacidades que les acompañarán el resto de su vida infantil, juvenil y adulta.

Con las excursiones, campamentos y visitas educativas se consigue que el niño vaya poco a poco descubriendo el mundo que lo rodea, compartiendo esas experiencias no solo con los adultos sino con otros de su misma edad, y desarrollando interés temprano en áreas que le gustan.

Está ambientada en el libro “Los amigos del bosque” de la escritora A.H. McCartney donde un grupo de castores conocen a una familia humana que se instalan junto a su dique.

Al verle, Keeo, Kibu, Lekes y Rusty, los Grandes Castores, le invitaron a subir a la orilla y lentamente caminaron por el bosque. Al ver la carita de asombro de Kid, uno de los Grandes Castores, empezó a explicarle la vida del bosque.
— Nuestra vida depende de este gran bosque –dijo Lekes– de él nos alimentamos, al igual que otros animales.
— ¿ De estos grandes palos? –preguntó Kid.
— Sí, de estos árboles. También los utilizamos para hacer nuestras madrigueras.

Los amigos del bosque – A.H. McCartney